PortadaSála de Prensa

Los impedimentos del PP cierran la Comisión Enredadera en falso

By 19 febrero, 2019 Sin comentarios

El Partido Popular es responsable de bloquear, torpedear e impedir que se pueda determinar una serie de conclusiones adecuadas debido a que ha amparado que un candidato suyo, presunto conseguidor de la trama, no acuda a la presente Comisión Especial. Ante la no asistencia de la principal persona que tenía que dar explicaciones, de la cual responde el PP, no es posible establecer unas conclusiones claras ante la falta de aclaración de los hechos de una comisión que, lamentablemente, se cierra en falso.

Esta Comisión nace después de conocer, el 3 de julio de 2018, que varios ayuntamientos del Estado, estaban siendo investigados por contrataciones irregulares con un conjunto de empresas vinculadas a la trama de corrupción del caso ‘Enredadera’, las cuales estaban relacionadas con sistemas informáticos, tráfico, señalización, seguridad y bases de datos de policía.

Posteriormente, agentes de la UDEF (Unidad de Delitos Económicos y Fiscales) de la Policía Nacional se personaban a primera hora de la mañana en el Ayuntamiento de Logroño, en cumplimiento de una orden de la Fiscalía Anticorrupción enmarcada dentro de una operación contra la delincuencia a gran escala a nivel nacional.

Tras estos hechos, el martes 21 de agosto del año pasado se constituye a instancias del conjunto de fuerzas de la oposición, dentro del ámbito de la Comisión de Transparencia, Hacienda y Administración Pública, la Comisión Especial para investigar el caso ‘Enredadera’, la red que supuestamente amañanaba los contratos para favorecer a la empresa Aplicaciones Gespol, filial del grupo Sacyr.

Algo huele a podrido en el Ayuntamiento de Logroño

Las conversaciones grabadas a miembros de la red relacionadas con La Rioja no hacen más que ratificar lo que desde Cambia Logroño dijimos en su día cuando los agentes de la UDEF entraban en el Ayuntamiento y es que algo tenía muy mala pinta, siendo el único grupo político que lo avisó. De hecho, más tarde se supo que una de las personas implicadas y presunto conseguidor, Fernando Corral, fue en las listas del Partido Popular a las elecciones municipales de 2015.

Desde el PP, sabedores de ello, trataron de minimizar la investigación, en cuyas conversaciones publicadas aparecen nombres de personas con altas responsabilidades en el Ayuntamiento y que ya participaron de la contratación del sistema Gespol y su puesta en funcionamiento.

José Alberto Bueno, uno de los máximos responsables de Gespol, afirma en las conversaciones que tenía “importantísimas” influencias en el Ayuntamiento de Logroño, asegurando que varios empresarios le ofrecían importantes sumas de dinero para que intercediera en contratos municipales. De hecho, habla de la empresa que supuestamente se iba a llevar el contrato del mantenimiento de los radares (ETRA) y que finalmente fue la adjudicataria.

Tal y como se detalla en las informaciones publicadas, las comunicaciones telefónicas grabadas a varios miembros de la red relacionadas con La Rioja giran en torno a tres cuestiones clave: la estrategia diseñada para introducir Gespol en buena parte de los municipios riojanos utilizando para ello los contactos que uno de ellos alardeaba tener, el interés en que el Ayuntamiento de Logroño adjudicara el mantenimiento de los radares a una empresa en concreto porque entendían que esta, a su vez, lo subcontrataría con la filial de Sacyr y, finalmente, la zona azul, en la que habrían puesto el ojo los directivos de Aussa (adjudicataria del servicio de grúa y depósito de vehículos). Rescisión del contrato

A mes y medio de que entre la UDEF al Ayuntamiento, se rescinde el contrato

Desde Cambia Logroño advertimos desde el principio que Gespol era más que un simple contrato. A la gravedad de lo ya señalado, se añade una fotografía de 2014 con miembros del Ayuntamiento como Antonio Román Camacho (ex director de Interior) y Fernando Fernández Beneite (comisario jefe) en Lleida cuando fueron a conocer el modelo de implantación de gestión de Gespol. En esa instantánea también aparece Fernando Corral, sin llegar a saberse en calidad de qué fue y si el Partido Popular estaba al tanto de todo ello.

Camachoy Fernández Beneite son, junto al concejal de Interior, Miguel Sáinz, quienes eligen y dirigen todo lo relacionado con Gespol, por cuya instalación del sistema sepagaron 44.745 euros a Bilbomática en el 2014 por parte del Ayuntamiento de Logroño para la gestión interna de la Policía Local. En 2016 esta empresa pasaría a manos de Aplicaciones Gespol, filial de Sacyr.

En diciembre de 2017, el concejal de Interior alababa el sistema y anunciaba el comienzo de “la segunda fase de su implantación, que consistía en la formación, para su uso, que se realiza a cada unidad y agente en función de su especialidad y nivel de acceso” y cuyo desarrollo se prolongaría hasta la mitad de 2018. Además, afirmaba que “verá multiplicada su eficacia con la integración en la Plataforma Smart Logroño”.

Sin embargo, en mayo de 2018 se anunciaba de manera sorpresiva la apertura de expediente para resolver el contrato y solicitar una indemnización por daños y prejuicios, ya que Gespol no había cubierto las expectativas, se habían detectado defectos y no se cumplía lo ofertado, mes y medio antes de que entre la UDEF al Ayuntamiento.

Posteriormente, Miguel Sainz afirmó que el sistema Gespol “no tiene nada que ver con cuestiones de multas, instalación de semáforos o movilidad”. Contrario a ello, en el pliego de condiciones técnicas del contrato, que firma el propio Camacho, se dice, tal cual, que “la aplicación debe incluir el desarrollo para la tramitación de los expedientes sancionadores en materia de tráfico y circulación, así como la posibilidad de generar expedientes de tráfico y circulación que llevan retirada de puntos, debiendo disponer de un proceso mecanizado que permita traspasar los datos de la DGT”.

Relacionado con lo anterior, en 2014 y 2015 el señor Camacho, el señor Sáinz más tarde y luego el señor Guillermo Revilla (director general de Interior) se escudan en no desarrollar actuaciones del Plan de Movilidad Urbana Sostenible porque están a expensas del sistema Gespol. Además, iba a ser una de las patas principales de la Smart City, cuando el Plan de Seguridad Vial y las bases de datos de accidentabilidad dependían de él.

En definitiva, se ha ocultado parte de la realidad al decidir romper un contrato que hasta hace nada era una maravilla. Si en dos años Miguel Sáinz no había encontrado queja alguna del sistema Gespol (Camacho en la Comisión sí que citó por su parte incidencias de implementación contradiciendo la versión de Sáinz en rueda de prensa), algo ocurre para que en unos meses un sistema cuya eficacia en teoría estaba fuera de toda duda, se quiera luego eliminar.

Ausencias políticas en la Comisión

En la Comisión hemos contado con la no asistencia de varias personas. En cuanto al apartado político, la más llamativa ha sido la de la alcaldesa, Cuca Gamarra, que se ha negado a dar explicaciones sobre lo ocurrido. Esto, por desgracia, no es algo nuevo, ya que también se negó a acudir a la comisión sobre el cierre del CCR y la gestión de la empresa Sapje.

No entendemos qué concepto tiene de la democracia y la transparencia, de la representación pública y de sus obligaciones como alcaldesa si cada vez que los representantes de los logroñeses y logroñesas le requieren, ella evita dar la cara. Es difícil comprender que, ante unos hechos tan graves, la máxima responsable política del Ayuntamiento de Logroño no tuviera la más mínima consideración en explicar lo ocurrido.

Por otro lado, Conrado Escobar (consejero de Políticas Sociales) y Cristina Maiso (directora general de Justicia e Interior), cuyos nombres aparecen en las conversaciones, tampoco acudieron a esta comisión. En las conversaciones publicadas Corral dice que hablará con ellos y asegura tener buena relación con Escobar y que iba a quedar con Maiso. Aseguraron tener “plena disposición a colaborar”, pero, al igual que Gamarra, se negaron a asistir.

Ausencia principal

Finalmente, cabe señalar la ausencia más destacada y reiterada en todas las ocasiones que fue citado de Fernando Corral, exdirectivo de Aussa y una de las personas implicadas y presunto conseguidor de la trama, quien, como hemos señalado anteriormente, fue en las listas del Partido Popular a las elecciones municipales pasadas.

Corral recibió y firmó el 31 de agosto el burofax que se le envió desde el Ayuntamiento de Logroño para su citación en dicha comisión de investigación, pero no tuvo a bien acudir a pesar de las muchas explicaciones que tiene que dar, como es el hecho de que los investigados en la trama conociesen la adjudicación del mantenimiento de radares a ETRA antes de que se hiciera público. Que un candidato del PP riojano esté supuestamente involucrado en una trama de corrupción y no asista a declarar cuando se le requiere no solo evidencia que tiene algo que esconder personalmente, sino que deja en mal lugar y señalado al Partido Popular.

Desde que se publicó la información sobre la relación de Corral con su partido, no hemos visto en ninguna ocasión que el PP tomara cartas en el asunto desmarcándose, recriminando su comportamiento ni condenando los hechos realizados por su parte. Es por ello que desde Cambia Logroño consideramos que el Partido Popular es absolutamente responsable de que un candidato suyo no vaya a comparecer en la comisión.

Deja una respuesta